OLIVARES (ZAMORA): UN BARRIO OBRERO AHOGADO EN SANGRE POR EL FASCISMO

Olivares desde el castillo 1960Introducción

Cuando Millán Astray propugnaba “entrar a cuchillo en los barrios obreros” no hablaba en sentido metafórico. La mejor prueba de ello se encuentra en el barrio zamorano de Olivares, situado a sólo unos centenares de metros de la casa donde el entonces coronel se alojaba en sus visitas a la ciudad. Sin duda, los golpistas consideraban que este barrio merecía un escarmiento ejemplarizante, no en vano se trataba de uno de los pocos distritos –junto a los de Puente Viejo, Cabañales, San Frontis, Pantoja, San Lázaro Este y Oeste y Los Molinos- en los que el Frente Popular había ganado las elecciones, dentro de una ciudad y una provincia mayoritariamente conservadoras. El paradigma de esta política de exterminio es la calle Abrazamozas, ocho de cuyos vecinos (en una calle de seis edificios habitados) fueron asesinados.

Olivares, arrabal sucesor de uno de los vecindarios o “pueblas” creados al pie de las murallas, había estado habitado tradicionalmente por artesanos –alfareros o ceramistas- y trabajadores manuales, fundamentalmente de la industria harinera localizada en sus molinos (aceñas). La tradicional actividad alfarera se había revitalizado a mediados del XVIII con la llegada de alfareros originarios de Jiménez de Jamuz (León), como Antonio Cabañas Prieto, fundador de una dinastía que se prolongaría durante más de un siglo, de la que el representante más conocido sería Lucas Cabañas, que llegaría a ser concejal en el ayuntamiento y a dar nombre a una calle del barrio. La crisis de la artesanía causó la proletarización de buena parte de la población del barrio, y en el padrón de 1873 encontramos sólo once alfareros, mientras que los jornaleros representaban alrededor del 50% de la población activa. En 1936, la población obrera del barrio se había triplicado y la alfarería casi había desaparecido.

 

 

Un barrio obrero y combativo

Se trataba de un barrio de larga tradición de asociacionismo obrero, mantenida a lo largo del período republicano, incluso en momentos críticos como las elecciones generales de 1933. En las elecciones de febrero de 1936 el Frente Popular ganó en Olivares con un 53’9% de los votos.

En la calle Trascastillo tenía su domicilio el electricista Ángel Salvadores, primer presidente de la Federación Provincial de Sociedades Obreras (1922), y vicepresidente de la agrupación socialista de Zamora (1933). En la calle Nueva vivía el jornalero Tristán Maíllo Lagares, natural de Jambrina, secretario de la Sociedad de Obreros Agrícolas y vocal de los Jurados Mixtos del Trabajo Rural. En los Jurados Mixtos trabajaba como ordenanza Antonino Cabañas Bernardino, descendiente de Antonio y Lucas Cabañas y vocal del comité provincial del PSOE en 1931, que completaba su sueldo trabajando como zapatero.

Quirino Salvadores, Vicenta Leal y Ángel Salvadores

Las Juventudes Socialistas contaban con bastantes afiliados y simpatizantes en Olivares, entre ellos el encuadernador Evaristo Peláez, miembro fundador de la Sociedad Deportiva Obrera, y otros más jóvenes como Ignacio Barrios, el pintor Trinidad Esteban o Rafael Ramos Barba.

El albañil Ignacio Higuera Vara, que vivía en la calle Gijón, fue en 1932 uno de los fundadores de la CNT en Zamora (su hermano Antonio, que trabajaba como zapatero, estaba casado con una hermana de Antonino Cabañas). Otros vecinos del barrio pertenecientes al Sindicato Único eran los hermanos Amador y Juan Manuel Villalpando Riego, que trabajaban como jornaleros.

Recién proclamada la República, Antonino Cabañas denunció ante el nuevo ayuntamiento la usurpación de bienes comunales en el barrio, que fue planteada en el pleno municipal y en la comisión de policía urbana. Este protagonismo comunitario, unido a su militancia socialista y a su trabajo en los Jurados Mixtos, lo convirtió en una persona odiada por la derecha. Tras la huelga revolucionaria de octubre de 1934, fue detenido, como tantos miembros del PSOE, y la prensa derechista no dejó pasar la ocasión de calumniarlo. El Correo se hizo eco de la descabellada acusación según la cual, “según el rumor público, había sido nombrado verdugo por el Comité revolucionario de esta capital para el caso de que el movimiento sedicioso hubiera triunfado en España”, pero este bulo no fue suficiente para fundamentar que fuera condenado.

Antonino Cabañas 3

Antonino Cabañas

Los enfrentamientos entre los militantes obreros y los sectores más radicalizados de la derecha se dejaron sentir en el barrio, y el cenetista Ignacio Higuera fue herido en un enfrentamiento durante la campaña electoral de 1933. El herrero Alfonso Baladrón Maderal fue detenido al año siguiente después de un enfrentamiento con falangistas. En mayo de 1936, en la plaza de los Ciento, a pocos metros del barrio, un joven de Olivares, Rafael Ramos Barba, fue asesinado por Manuel de Lera, padre de un joven falangista con el que Rafael había tenido un enfrentamiento poco antes. En el momento de producirse el suceso se encontraba presente Antonio Higuera Vara, que sería llamado a declarar como testigo de cargo. El cortejo fúnebre de Rafael Ramos partió del barrio de Olivares escoltado por jóvenes militantes de las JSU, y después del entierro se produjeron enfrentamientos que concluyeron con el linchamiento del falangista Martín Álvarez. El juicio se celebró un mes más tarde, y Antonio Higuera, como otros testigos de cargo, quedaría señalado como objetivo para la represión (no en vano, uno de los protagonistas de la trama civil del golpe, Venancio Hernández Claumarchirant, que en aquel juicio defendía a Manuel de Lera, seguiría recordando varias décadas más tarde, la actitud “desafiante” de los testigos, tan distinta de la que se suponía que debía tener un obrero frente a un tribunal).

Entierro de Rafael Ramos Barba

 

La calle Abrazamozas, símbolo de la represión en Olivares

Según el padrón de matrículas de 1935, los seis edificios habitados de la calle Abrazamozas (números 1, 2, 3, 5, 7 y 9) estaban poblados por nueve unidades familiares. Algunas de estas familias vivían en el barrio desde varias generaciones antes, mientras que otras acababan de trasladarse desde sus pueblos de origen en busca de trabajo.

abrazamozas--478x270

En el primer caso se encontraban dos zapateros, Antonino Cabañas Bernardino y su cuñado Antonio Higuera Vara. Antonino, nacido en 1888, estaba casado con Candelas de la Iglesia, y el matrimonio tenía seis hijos de edades comprendidas entre los 19 años de la mayor, Decorosa, y los cuatro del menor, Andrés, y vivían en el número 5.

La hermana menor de Antonino, Carmen Cabañas, estaba casada con otro zapatero, Antonio Higuera Vara, de 41 años, y ambos vivían en la casa contigua a la de los anteriores, con cuatro hijos de los que la mayor, Rosalía, tenía doce años y el menor, Gonzalo, dos. Un hermano de Antonino llamado Ignacio estuvo en 1932 entre los fundadores de la CNT en Zamora

También era oriundo de la capital el jornalero Ángel Corredera Fernández, de 54 años, que vivía con su esposa y con sus hijos Gerardo y Julio, de 22 y 16 años y de la misma profesión, en el único portal de los pares, el número 2 de la calle.

De Moraleja del Vino había venido Inés Gutiérrez Fernández, soltera, que vivía con sus dos hijos adolescentes, nacidos en Zamora. Otra familia monoparental la formaban el botero Manuel Carpintero Dueñas, viudo de 49 años, natural de Roales, y su hija Mercedes, de 18 años, también domiciliados en el número 5.

El albañil Alejandro Manso Vicente, de 58 años, natural de Toro, vivía con su esposa, dos hijas solteras, de 30 y 22 años, en el número 3. El cantero José María López García, natural de Villavieja de Yeltes (Salamanca), vivía en el número 1 con su esposa Ramona y sus seis hijos, de edades comprendidas entre los 21 y los seis años, de los que algunos habían nacido en el pueblo de origen de sus padres, otro en Molares y los menores ya en Zamora. Los varones, Desiderio, José Manuel y Julián, trabajaban como albañiles.

Los otros habitantes censados en la calle eran dos hermanos naturales de Villalcampo, Leandro Lorenzo Miguel, pastor de 50 años, y Juliana, viuda, que vivían en el número 7 con la esposa y el hijo del primero.

Entre el cierre del padrón de 1935 y el verano de 1936 se producen variaciones en la población de la calle, de forma que se incorporan no menos de otros tres habitantes: Inocencia Escribano García, de 44 años y profesión “sus labores”, domiciliada en el número 1, y en el portal contiguo, el albañil de 57 años Manuel Dueñas López y el botero Miguel Gómez Álvarez, de 48 años, casado y natural de Vezdemarbán.

 

 

Cronología de la represión en el barrio de Olivares

 

Las detenciones de afiliados y simpatizantes de organizaciones obreras se iniciaron en los días inmediatos a la toma del control de la ciudad por parte de los golpistas. Varios vecinos de Olivares se encuentran entre los detenidos que fueron trasladados a la cárcel del partido de Toro.

El 4 de agosto de 1936 fue asesinado Ángel Salvadores Franco, junto a otras personalidades odiadas por la derecha zamorana, como el maestro Valentín Ferrero o el alcalde de Aspariegos, Diego Ballesteros, en una de las primeras sacas de la cárcel provincial (para hacernos una idea de la prisa de los golpistas por acabar con ellos, este asesinato es anterior en dos días a los de Antonio Pertejo y Manuel Antón.

El 9 de agosto Tristán Maíllo Lagares desapareció tras ser sacado de la prisión provincial, supuestamente para su traslado a la cárcel de Bermillo. Su entierro no consta en el registro del cementerio de Zamora y su fallecimiento no sería inscrito hasta marzo de 1941, a instancias de su viuda, Brígida Crespo.

Tristán Maíllo 3

El 25 de agosto el falangista Juan Luis Rodríguez sacó de la cárcel de partido de Toro a Amador Villalpando Riego y Narciso Jordán Cubero, junto a otros dos detenidos, todos los cuales fueron “encontrados muertos”.

El 2 de septiembre fue asesinado Antonino Cabañas Bernardino. El día anterior, el Boletín de la Provincia y la prensa local habían publicado su destitución como empleado público, por orden del gobernador civil, junto a la del vicepresidente de los Jurados Mixtos, Manuel Calvo Alba, que también sería asesinado. Según la familia Cabañas, a Bernardino “lo mataron tres veces”, pues antes de ser asesinado había sufrido dos detenciones en el curso de las cuales sufrió brutales palizas.

El 8 de septiembre fue asesinado Isaac Antón González, tras ser sacado de la prisión provincial, supuestamente para su traslado a la cárcel de Bermillo.

El 17 de septiembre fue asesinado Trinidad Esteban Bailón, al que un consejo de guerra celebrado el 25 de agosto había condenado a 15 años de prisión por “auxilio a la rebelión”, acusado de participar en la distribución del Boletín de Información de las Sociedades Obreras por cuya elaboración fueron condenados Antonio Pertejo y Manuel Antón. Otros jóvenes acusados y asesinados por los mismos hechos fueron José Ferrero Miranda, Carmelo García Rueda, José Herrero Rodríguez y María Salgado Ferreras. Todos ellos fueron encausados, después de muertos, por la jurisdicción de Responsabilidades Políticas.

Consejo de guerra sentencia

El 18 de septiembre, Miguel Gómez Álvarez fue sacado de la cárcel de Toro en una gran saca realizada por fuerzas de Falange y de la Guardia Civil y Guardia de Asalto, de la que fueron víctimas un total de veintiocho detenidos, principalmente vecinos de Zamora y Morales de Toro.

El 21, Antonio Higuera Vara, fue sacado de la cárcel de Zamora con el pretexto de traslado a Bermillo y “encontrado muerto” en el cementerio de Zamora.

El 25 fueron asesinados los hermanos José Manuel y Julián López García y Evaristo Peláez Pérez, en una saca en la que murieron diecisiete detenidos.

El 29 de septiembre, Ignacio Barrios Pablo fue sacado de la cárcel de partido de Toro por el sargento Luis Varela, junto a otros diez detenidos, todos los cuales fueron asesinados.

El 30 de septiembre, Julio Corredera García fue sacado de la cárcel de Zamora con el pretexto de traslado a Bermillo y “encontrado muerto” en el cementerio de Zamora junto a otras trece personas.

Hermanos Corredera recorte

Los hermanos Corredera: Julio (asesinado), sentado y Gerardo (encarcelado) de pie.

El 9 de octubre fue asesinado Juan Manuel Villalpando Riego, en una saca de nueve detenidos, la mayoría procedentes de Muelas del Pan y Cerecinos del Carrizal.

El 15 de octubre, tras ser sacados de la cárcel, supuestamente con destino a Bermillo, fueron asesinados Manuel Baladrón Casado y su hijo Cándido Baladrón Maderal, en un grupo de nueve detenidos de Zamora, Villalba de la Lampreana y San Miguel del Valle, alguno de los cuales también llevaba el apellido Baladrón, no sabemos si por parentesco con ellos dos o por casualidad.

Al día siguiente murió Manuel Carpintero Dueñas en una saca de ocho detenidos.

Inocencia Escribano García, enterrada el 1 de diciembre en el cementerio de Zamora junto a otros seis detenidos, es la última vecina de Olivares de cuyo asesinato tenemos conocimiento.

En 1937 fue encarcelado Gerardo Corredera García, hermano mayor de Julio.

 

 

Balance de víctimas

Los asesinados en la calle Abrazamozas son:

  • Inocencia Escribano García, 44 años, sus labores (C/ Abrazamozas, 1), asesinada el 01/12/1936.
  • José Manuel López García, de 19 años, albañil, natural de Villavieja de Yeltes (Salamanca), (C/ Abrazamozas, 1), asesinado el 25/09/1936.
  • Julián López García, de 17 años, albañil, natural de Moleras del Pan (Salamanca), (C/ Abrazamozas, 1), asesinado el 25/09/1936.
  • Julio Corredera García, de 16 años, hijo de Ángel y Concepción (C/ Abrazamozas, 2), asesinado el 30/09/1936 (su hermano Gerardo, de 24 años, jornalero, domiciliado en Abrazamozas, 2, encarcelado en 1937).
  • Miguel Gómez Álvarez, 48 años, botero, casado, natural de Vezdemarbán (C/ Abrazamozas, 3), asesinado el 18/09/1936 en Toro.
  • Antonino Cabañas Bernardino, 47 años, zapatero y ordenanza de los Jurados Mixtos (c/ Abrazamozas, 5), casado y con 6 hijos, miembro del PSOE, asesinado el 02/09/1936 (también fue asesinado su primo Benito Cabañas Jambrina, presidente de la Sociedad de Carpinteros y tesorero del Comité Ejecutivo de la Federación Local de Sociedades Obreras, residente en la C/ de La Hiniesta).
  • Antonio Higuera Vara, de 41 años, casado y con 4 hijos, casado con Carmen Cabañas Bernardino, albañil (C/ Abrazamozas, 5 ), asesinado el 21/09/1936.
  • Manuel Carpintero Dueñas, 49 años según el padrón y 62 años según el censo electoral, viudo con una hija a su cargo, jornalero (c/ Abrazamozas, 5), asesinado el 16/10/1936.

Otros vecinos de Olivares:

  • Narciso Jordán Cubero, n. de Venialbo, jornalero de 25 años, casado con Donatila Almeida Morejón (C/ Trascastillo, 20), asesinado el 25/08/1936.
  • Ángel Salvadores Franco, electricista de 54 años, del PSOE, casado con Vicenta Leal, con un hijo (C/ Trascastillo, 4), asesinado el 04/08/1936 (también fue asesinado su primo Quirino Salvadores Crespo, concejal del Ayuntamiento de Zamora y diputado en las Cortes constituyentes, con domicilio en la C/ de las Damas).
  • Tristán Maíllo Lagares, natural de Jambrina, de 26 años, secretario de la Sociedad de Obreros Agrícolas de Zamora y vocal de los jurados Mixtos del Trabajo Rural, casado con Brígida Crespo Ramos (C/ Nueva de Olivares), asesinado el 09/08/1936.
  • Evaristo Peláez Pérez, encuadernador de 32 años, miembro de la Sociedad Deportiva Obrera (antes C/ Sol, 7 y antes C/ Nueva, 17), asesinado el 25/09/1936.
  • Ignacio Barrios Pablo, empleado de 24 ó 29 años, natural de Monfarracinos, de la JSU, casado con Guillermina Tascón Maderal (C/ Rodrigo Arias, 21), asesinado el 29/09/1936.
  • Trinidad Esteban Bailón, pintor de 17 años, hijo de José Esteban Salvador (¿y de Anita Bailón Domínguez?) (C/ Rodrigo Arias, 22), de la JSU, condenado a 15 años por “auxilio a la rebelión” y asesinado el 17/09/1936.
  • Amador Villalpando Riego, transportista de 26 años, natural de Moraleja del Vino, de la CNT (C/ Cabildo, 8), asesinado en Toro el 25/08/1936.
  • Juan Manuel Villalpando Riego, jornalero de 35 años, natural de Moraleja del Vino, de la CNT (C/ Aceñas, 23), asesinado en Zamora el 09/10/1936.
  • Manuel Baladrón Casado (C/ Aceñas, 21), jornalero de 56 años, casado con Inés Maderal, con dos hijos, asesinado el 15/10/1936 (supuesto traslado a Bermillo)
  • Cándido Baladrón Maderal (C/ Aceñas, 21), albañil de 23 años, hijo del anterior, asesinado el 15/10/1936 (supuesto traslado a Bermillo). Su hermano Alfonso, herrero de 25 años, detenido ya en 1934 tras enfrentamiento con falangistas.
  • Isaac Antón González, jornalero de 52 años, casado con Juana Herrero y con un hijo (C/ Aceñas, 12), asesinado en Zamora el 08/09/1936 (supuesto traslado a Bermillo).

 

Eduardo Martín González

Anuncios
Enlace | Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s