Octubre de 1934 y el sueño de la República de Abril / Pedro Alberto García Bilbao

Octubre de 1934 y el sueño de la República de Abril
Pedro Alberto García Bilbao

Octubre de 1934, una acción defensiva de la clase obrera para intentar evitar que la República fuese destruida desde dentro y desde arriba y arrastrada al fascismo por la CEDA. Fue una acción desesperada ante un peligro real…, la demostración de una enorme voluntad de resistir y vencer…. Al grito de ANTES VIENA que BERLIN una huelga general se volvió Huelga General Revolucionaria…. En Viena en febrero de 1934 la milicia del sindicato socialista (la liga armada o SchuzBund) montó barricadas armadas en Viena y plantó cara a la dictadura en la que estaba cayendo la República austriaca meses antes de se anexionada por los nazis; fue una lucha sangrienta y sin esperanza de victoria, pero hicieron lo que debían, no quisieron caer en manos de los nazis sin luchar. Varios cientos de niños austriacos fueron acogidos en España, también en Asturias. El fascismo ocupaba países sin lucha abierta, desde arriba y desde dentro, destruyendo el sistema democrático sin que nadie se opusiera, con clases medias que se pasaban al fascismo antes que hacer frente común con los trabajadores.organizados en sindicatos y partidos de izquierda.

En España la conciencia antifascista estaba muy extendida. el ejemplo de lo sucedido en Alemania e Italia era conocido. La CEDA en el gobierno era algo más que una coalición derechista, era antirrepublicana y estaba en plena deriva autoritaria y comenzaba a destruir el proyecto de republicano de Abril del 31. Las organizaciones de la clase obrera eran muy conscientes del peligro, la voluntad de resistir y vencer se vertebrada desde abajo en las llamadas Alianzas Obreras de cada provincia, en la consigan de UHP, Uníos Hermanos Proletarios, en la sensación de que algo debía hacerse. la Huelga General se lanzó con muchos apoyos pero la represión fue muy duran en Asturias, la organización de la HG fue mucho más allá, incluía tomar el control de las localidades lo que lograron con éxito en buena parte del territorio de la provincia. A partir de ahí empezaron a pasar cosas. Les aplastaron con el ejército traído de África y la represión fue brutal. Hubo 40.000 detenidos, se incumplió la ley republicana al punto de negarse a sí misma toda legitimidad con los excesos represivos. La acción obrera fue ilegal es cierto, la República tenía la ley de su lado para reprimir el movimiento, pero pasaron dos cosas más.

Primera, el peligro de deriva fascista desde el poder era real.
Segundo, la represión fue tan dura, cruel e ilegal que aquel gobierno derechista quedó tocado de muerte.

Octubre del 34 fue, en efecto, una acción defensiva de la clase obrera, que demostró a todos que en España se iba a resistir al fascismo, que había voluntad de lucha y que incluso sectores de las clases medias republicanas no estaban dispuestas a caer en la trampa del fascismo y se mantendrían leales al sueño de la República de Abril frente a la derecha reaccionaria antirrepublicana y prefascista; de la unidad de ambos grupos nacería el Frente Popular con el objetivo de poner en libertad a los presos de la represión con una amnistía general, expulsar del gobierno a la derecha reaccionaria y rescatar el sueño de la República de Abril.
¡¡¡Uníos Hermanos Proletarios!!!!!
Viva la República
Viva la lucha de la clase obrera.
Muerte al fascismo
Honor a los combatientes de Octubre
— Al Servicio de la República ASR

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Carmen Ferreras y los fusilamientos

Carmen Ferreras y Alfonso Ussía

El origen de la historia es bien conocido. El cineasta Teo Manuel Abad rodó un documental titulado Flores tristes, en el que se narraba la historia de José Valls Casanova y Luis Messeguer, ejecutados extrajudicialmente por la Guardia Civil en Borriol (Castellón) en 1938. El director estimó conveniente incluir una reconstrucción dramatizada del fusilamiento, para lo que empleó actores disfrazados de guardiaciviles y de campesinos republicanos. Una fotografía del rodaje fue publicada en Facebook, varios centenares de internautas desprevenidos (por lo visto, hasta 400 personas) la compartieron y muchos la comentaron, ya fuese para denunciar la represión franquista o, en el caso de los inevitables trolls, para defender a la Benemérita o exigir que se hablase de Paracuellos. No pocas personas la tomaron por una imagen cierta, pese a lo inverosímil de que a aquellas alturas de la “guerra civil” se permitiera fotografiar fusilamientos en la retaguardia franquista, sin contar con detalles como la sospechosa claridad de la imagen o la presencia de un tejadillo de chapa trapezoidal inventado después de la muerte de Franco. Finalmente, el responsable de su publicación la retiró, tras advertir que se había convertido en un fenómeno viral. En mayo de 2013, Pep Masip se hizo eco de la historia en su blog, y todo hacía pensar que este incidente tan lamentable como contraproducente podía darse por zanjado y que poco más se podía decir al respecto.
Sin embargo, no ha sido así. Si Facebook es el reino de la vanidad, Twitter es el imperio de la ignorancia más atrevida, así que el fake ha seguido circulando, alimentando la indignación de los antifranquistas menos informados y, de rebote, haciendo el juego a los negacionistas. A finales de agosto, el alcalde de El Coronil (Sevilla) compartió en su cuenta de twitter el fotograma, con un comentario que revela tanta indignación a destiempo como indigencia léxica: “yihadistas asesinos”. Antes de faltar al respeto a nadie, debemos recordar que, según la Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia, en esa localidad los franquistas mataron a no menos de 71 vecinos. Sólo eso debería bastar para que alguien que ha llegado a alcalde se tomara en serio la historia del pueblo en el que gobierna, y se molestara en documentarse bien. También conviene recordar que muchísimos mandos y números de la Guardia Civil intervinieron activamente en la represión franquista, desde el primer momento –cuando el estado de guerra había sido proclamado por una autoridad sin legitimidad para ello-, que ya antes del 18 de julio este cuerpo había causado, con su uso excesivo de la fuerza, la mayor parte de víctimas de la violencia política del período republicano –ese “desgobierno” que muchos usan todavía para justificar el Alzamiento-, y que siguieron haciéndolo tras el final de la “guerra civil”, cometiendo innumerables excesos contra la población civil bajo el pretexto de la lucha contra huidos y guerrilleros. Ya que la mayoría de los trolls consideran plenamente justificable el comportamiento de miembros de la Benemérita como Pavía, Tejero, Castillo Quero o Rodríguez Galindo, los invitamos a que antes de ceder al reflejo pavloviano de salivar con el verde y ladrar al rojo revisen, aunque sólo sea para comprobar que no todo el monte es orégano, la trayectoria del coronel Gómez Cantos, y especialmente el trato dispensado a sus subordinados en Mesas de Ibor (Cáceres).
Hasta aquí, los hechos probados, y en este momento comienzan los juicios de valor. Si hasta ahora teníamos una historia lamentable, que parecía confirmar el dicho de que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones, siempre hay alguien cuya miseria moral y desvergüenza intelectual pueden envilecer todavía más un debate público, y si hay alguien especialista en ello se llama Carmen Ferreras y tiene en La Opinión-El Correo de Zamora una columna diaria titulada “Zamoreando”. Desconocemos el sentido del verbo zamorear, pero en vista de las cosas que se publican en esa columna, debe ser una cosa muy fea, del mismo campo semántico que balcanizar o sodomizar, pongamos por caso. Escuchando su voz engolada en la COPE o en sus empalagosas presentaciones de conferenciantes, podríamos tomarla por un personaje provinciano inofensivo y hasta entrañable –en la medida en que sean entrañables los braseros de cisco, las sotanas con olor a sudor rancio o las vaquillas desmochadas-, y de hecho, hubo un tiempo en que se limitaba a transcribir en el Correo de Zamora los precios del mercado de abastos, y a hacer una crónica social de andar por casa, del tipo de “qué guapa iba Menganita por Santa Clara, con ese vestido que se compró en la boutique Conchita” (qué tiempos, aquellos en los que para enterarse realmente de lo que ocurría en Zamora -por ejemplo, el Caso Zamora- había que comprar periódicos de fuera). Sin embargo, algo ocurrió en la vida y en la mente de esta mujer –y no entraremos en cotilleos provincianos-, que la llevó de ser una gacetillera inofensiva a pergeñar una columna que hace que sus compañeros de la COPE parezcan civilizados, y a coordinar un foro de conferencias (“El Club de la Opinión”) por el que, a modo de ejemplo, Pío Moa ha pasado ya en dos ocasiones exponiendo lo que Carmen Ferreras presenta como valientes y novedosas revelaciones sobre la “guerra civil”.
El caso es que Carmen Ferreras posó su regia atención en el alcalde de El Coronil, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y que el mismo día que Jerónimo Guerrero publicó su desafortunado (léxicamente) e inoportuno tweet, enterraban a tres guardiaciviles muertos en accidente, nuestra columnista decidió zamorearlo, lo que en esta ocasión consistió en llamarlo “hijo de puta”, con todas las letras, acusarlo de insultar a los guardiaciviles víctimas de ETA (“cientos de ellos por uno de nosotros”, parece que en matemáticas no llegó a las divisiones), y reclamar “fusilarle de inmediato haciéndole dimitir de su cargo con todas las consecuencias” (no podemos presumir en qué orden, ya que el franquismo fue especialista en expedientes sancionadores y destituciones postmortem).
Para quien no la haya leído, debemos recordar que sólo hay dos cosas sagradas para Carmen Ferreras (aparte del Real Madrid y de George Clooney): el PP y la Guardia Civil. Todo ello, bajo una coartada infalible: la memoria de las víctimas del terrorismo. Llevando al extremo el argumentario de los Mayor Oreja y compañía, nuestra ménade particular ha ampliado el concepto de entorno de ETA hasta incluir en él al 60% del electorado español, y es capaz de venderle a la dirección de su periódico una columna consistente en un listado de víctimas de ETA, en la que homenajea a gente como Melitón Manzanas, Carrero Blanco o Ynestrillas sénior. Su concepto de estar bien informada y documentada consiste en copiar bien los nombres de las víctimas a las que quiere homenajear, y así, cuando algún innominado grupúsculo palestino secuestró y asesinó a tres colonos adolescentes, ella se tomó el –suponemos, ímprobo- trabajo de transcribir sus nombres y apellidos para convencer a sus lectores de que a todos podría ocurrirnos lo mismo. Por el contrario, no hizo el menor comentario cuando, pocos días más tarde, varios colonos secuestraron y quemaron vivo a un niño palestino (ya sería demasiado pedirle compasión por los centenares de niños palestinos víctimas de los bombardeos israelíes de las semanas posteriores). No son olvidos casuales sino omisiones conscientes y deliberadas, de la misma forma que se muestra inflexible para denunciar los casos de corrupción del PSOE, de los sindicatos de clase y de los nacionalistas catalanes y vascos, mientras que, por el contrario, Jaume Matas y Luis Bárcenas no fueron mencionados en sus filípicas hasta que dejaron de pertenecer al partido.
Las especialidades de Carmen Ferreras son el insulto y el doble rasero moral. El insulto, por supuesto, no lo lanza a la cara sino en la variedad de lanzada a moro muerto, pues es poco probable que el alcalde de un pueblo andaluz lea una columna de La Opinión-El Correo de Zamora, y menos probable todavía que en el caso de leerla perdiera su tiempo y su dinero en interponer una querella contra una señora de mediana edad aparentemente inofensiva cuya forma estridente de repetir consignas generará en lectores desprevenidos la sensación de enfrentarse a alguien privado de sus facultades mentales. Y lo mismo sirve para políticos nacionalistas catalanes o vascos, o para dirigentes nacionales de Izquierda Unida o de Podemos, o para jugadores del Barça, o para actores de la Zeja, que a todos ha dirigido sus insultos y sus acusaciones de complicidad con el terrorismo, sin que ninguno, hasta ahora, se haya dignado llevarla a juicio, y eso que los “hijo de puta” y los deseos de muerte abundan en la despensa de doña Carmen. Está visto que en la prensa zamorana no hay término medio: o se hace política de campanario, del tipo de “a ver si desatascan el urinario de la plaza tal”, o se emiten juicios morales sobre la vida y la muerte de habitantes de partes del mundo que muchos de sus lectores apenas podrían situar en el mapa.
El doble rasero moral se basa chez Carmen Ferreras en un orden de prioridades basado en la jerarquía de víctimas: hay víctimas de primera (las víctimas de ETA, del GRAPO, de las FARC y de Hamás), de segunda (las víctimas no judías del terrorismo islamista), de tercera (las de la “violencia machista” y las de la delincuencia común en general), y de cuarta categoría, indignas siquiera del nombre de víctimas, y donde entrarían, por ejemplo, los palestinos, las víctimas del franquismo, las de accidentes laborales (siempre que no sean guardiaciviles), o los suicidados tras perder la casa o el empleo (a los que se puede subir de categoría si gobierna el PSOE). Después, hay casos especiales: por ejemplo, Isabel Carrasco estaría entre las víctimas de primera pese a haber sido asesinada por una compañera de partido. Y por supuesto, el obtuso orden de prioridades morales de Carmen Ferreras se materializa constantemente en comparaciones odiosas: por ejemplo, hace unos meses contraponía el coste de la exhumación de víctimas del franquismo con el –para ella, prioritario-, de la búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo. No estamos hablando de los desvaríos de un personaje marginal: quien llama, un día sí y otro también, hijos de puta o cómplices del terrorismo a personas con nombre y apellidos, cuenta con amplios espacios en medios de comunicación de amplia difusión; quien justifica el asesinato de cientos de niños palestinos ha contado reiteradamente con la confianza de UNICEF para representarla ante la sociedad zamorana.
Así pues, cuando Carmen Ferreras habla de fusilar al alcalde de El Coronil, o de hacerle dimitir por insultar no al cuerpo de la Guardia Civil sino a unos guardiaciviles concretos –los que en 1936 antepusieron la “obediencia debida” a sus superiores a la lealtad al orden constitucional vigente, que no fueron todos, y hay honrosas excepciones-, no está limitándose a desbarrar sino que está asumiendo una postura moral de la que debemos considerarla plenamente responsable. Si ETA mató guardiaciviles entre 1968 y 2009, ¿hay que considerar víctimas de ETA a los guardiaciviles que fusilaron gente en 1938? ¿y a los que mueren en accidente en 2014? (esta lógica, que en las columnas de Carmen Ferreras parece fácil de caricaturizar, no está muy lejos de la esgrimida por Aznar al homenajear a Melitón Manzanas, diciendo que “si hubiera vivido en nuestros días, habría sido un defensor de la democracia”). Al parecer, Carmen Ferreras lo tiene claro: recordar a una víctima de ETA de hace 46 años implica atribuirle automáticamente superioridad moral por las circunstancias de su muerte y hacer extensiva esta superioridad moral a todos sus compañeros de cuerpo, desde el Duque de Ahumada hasta el presente, y suponemos que aplicará la misma lógica a policías nacionales, municipales, funcionarios de prisiones, jueces, fiscales, militantes del PP, de UCD, de Falange y de Fuerza Nueva, aunque dudamos de que la aplique también a los policías autonómicos y militantes del PSOE.
Historiadores de esta provincia con más méritos que nosotros han documentado las circunstancias concretas de centenares de ejecuciones extrajudiciales de republicanos zamoranos. Los nombres y apellidos de los responsables de sus detenciones, traslados, sacas y paseos, y los de sus víctimas son públicos y notorios y están a la disposición de cualquier persona mínimamente bien informada, así que no aventuramos hipótesis indemostrables ni lanzamos afirmaciones injuriosas al decir que entre los primeros hubo miembros de “este Cuerpo único en el mundo” (Carmen Ferreras dixit) y entre las víctimas, no pocos alcaldes de pueblos zamoranos, y muchos militantes del mismo partido del alcalde de El Coronil. ¿Cree Carmen Ferreras que puede pedir, ni que sea en broma, el fusilamiento de un alcalde socialista por insultar a unos guardiaciviles que hace 76 años mataron a defensores del orden constitucional? ¿Hace extensivos sus insultos y sus deseos de muerte a cualquiera que denuncie la represión franquista? ¿Considera que los guardiaciviles que respaldaron el golpe de estado franquista tenían más legitimidad moral que los que defendieron el orden constitucional en 1936? ¿Reivindicaría el comportamiento, por poner un ejemplo con nombre y apellidos y acciones documentadas, del teniente de la guardia civil Luis Valera Nieves en 1936 en la provincia de Zamora? ¿Considera bien fusilados a los carabineros que ese mismo año defendieron el orden constitucional en Lubián? ¿Está dispuesta a dar la cara públicamente para asumir todas las consecuencias de sus palabras?

Eduardo Martín González

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Jura de bandera civil en Guadalajara. El último servicio a la patria de Boixareu Rivera / Foro por la memoria de Guadalajara

http://memoriaguadalajara.wordpress.com/2014/10/05/2084/

Publicado en Artículos, Portada | Deja un comentario

LA ARMH DE VALLADOLID NO DENUNCIARÁ LA DESTRUCCIÓN DEL MONUMENTO A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO

 

LA ARMH DE VALLADOLID NO DENUNCIARÁ LA DESTRUCCIÓN DEL MONUMENTO A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO

Monumento1

[Foro por la Memoria de Castilla y León, 4 de julio, 2014] El presidente de la ARMH de Valladolid, Julio del Olmo, ha declarado hoy en el periódico local El Norte de Castilla que la Asociación «no va a emprender acciones legales puesto que no van a conducir a ningún sitio». El monumento a las víctimas del franquismo vallisoletanas estaba situado en una zona de los Montes Torozos, la misma donde en 1936 se produjeron cientos de asesinatos de hombres y mujeres, republicanos provenientes de la capital y de los pueblos de la provincia.

El monumento, visible desde la autovía, fue destruido utilizando maquinaria pesada, tipo tractor o excavadora, por lo que los autores debieron desplazarse desde una de las localidades más próximas al lugar.

La decisión de no denunciar este atentado ha molestado profundamente a los familiares de las víctimas y ha llenado de estupor a todos los que habitualmente colaboran en tareas relacionadas con la recuperación de la memoria histórica en Valladolid, donde los asesinatos superan las 3.500 personas y donde el movimiento memorialista ha mantenido gran actividad desde sus comienzos.

La impunidad de los autores queda pues, a salvo, propiciada desde la misma asociación; su presidente ha declarado que, eso sí, se reconstruirá el monumento en cuanto se pueda. El hecho es que este tipo de acciones se repite en medio de la negligencia de las autoridades públicas que consienten una vez tras otra las provocaciones y el desprecio a las miles de víctimas del fascismo en Valladolid. Se hace necesario actuar con firmeza y decisión y emplazar a las fuerzas políticas y a las instituciones ante su responsabilidad.

Desde el Foro por la Memoria de Castilla y León condenamos el atentado y la falta de reacción de la ARMH, promotora del monumento, y exigimos que se investigue y se detenga a los autores y sean castigados conforme a la ley.

A los compañeros de la ARMH les recordamos que de ninguna manera puede consentirse la impunidad, y que es un deber denunciar cada acto vandálico y exigir su investigación y la detención de los culpables. Nada adelantaremos aceptando la violencia y permitiendo la impunidad. Esta es una responsabilidad contraída y es obligatorio llevarla adelante mediante la denuncia, las acciones legales y utilizando todos los medios posibles para impedir que tales actos proliferen y queden, además, impunes. Pedimos expresamente a todos los diputados de la provincia, a sus autoridades públicas, locales y autonómicas y a todas las fuerzas democráticas a realizar una condena del atentado y a que se sumen a las iniciativas que se tomen. La memoria de de los miles de vallisoletanos asesinados impunemente así lo exige.

 

Publicado en Comunicados, Impunidad, Portada | Deja un comentario

Callejero franquista en Valladolid: Entrevista a Orosia Castán: «En el ayuntamiento de Valladolid hay quienes creen que se puede ser demócrata y al tiempo mostrarse orgullosos del franquismo y sus símbolos»

Foro por la Memoria de Castilla y León

«En el ayuntamiento de Valladolid hay quienes creen que se puede ser demócrata y al tiempo mostrarse orgullosos del franquismo y sus símbolos»

Entrevista a Orosia Castán, expresidenta del Ateneo Republicano de Valladolid y miembro del Foro por la Memoria de Castilla y león

«Cuando la gente se entera de lo que hay tras los nombres de las calles apoya su retirada»

[Valladolid, 9 de febrero de 2014]Un tribunal ha ordenado la retirada de decenas de nombres fascistas de calles y barrios de Valladolid, dejando al descubierto el desprecio del alcalde De la Riva por los valores democráticos y la dignidad de las víctimas. En esta entrevista, Orosia Castán, quizá la investigadora que más y mejor conoce la magnitud de la represión franquista en Valladolid, analiza la situación creada en la ciudad tras que la Justicia le de la razón a la lucha que ella misma y otros compañeros iniciaron en su ya famoso estudio sobre el callejero.

«En Valladolid siempre ha habido resistencia al fascismo» «El franquismo y el fascismo son ideologías criminales»

[Foro por la Memoria]La noticia de la resolución judicial sobre las calles y símbolos franquistas en Valladolid deja clara la enorme presencia simbólica del fascismo en la ciudad. No son unos pocos ejemplos, hablamos del escudo de la ciudad, de decenas de calles, de nombres de barrios, de honores municipales. ¿Cómo es esto posible en 2014?

[Orosia Castán] La presencia de símbolos franquistas y fascistas, mantenida en la ciudad a toda costa, es posible porque no ha existido en ningún momento la conciencia de que tanto el franquismo como el fascismo son ideologías criminales que ocasionaron la destrucción de una sociedad democrática y miles de muertos. Por el contrario, mediante la intoxicación y las mentiras, muchos piensan que son símbolos de un pasado del que incluso hay que enorgullecerse.

Los episodios de represión policial impune, de abusos y corrupción municipal, o los desprecios a las víctimas del fascismo entre destacados miembros del ayuntamiento de Valladolid ¿tienen alguna conexión con la herencia fascista que sigue activa en placas, nombres y banderas? ¿Estamos hablando de algo del pasado, como dicen algunos, o esto llega hasta el presente?

Todas estas actitudes, que podemos calificar de antidemocráticas por parte de las autoridades son, sin duda alguna, fruto de la herencia fascista que los 40 años de dictadura nos han dejado. Es curioso ver cómo muchas de estas personas que ostentan cargos en la municipalidad, llegan a pensar que son demócratas al mismo tiempo que se declaran orgullosos del pasado franquista y defienden la pervivencia de los símbolos franquistas y del régimen al que representan. En puridad puede decirse que son, y no lo esconden, herederos ideológicos del franquismo.

¿En qué situación deja al alcalde y su mayoría de concejales esta resolución judicial? ¿Crees que debería dimitir?

Si el alcalde León de la Riva tuviera conciencia democrática, jamás hubiera consentido la pervivencia de este tipo de simbología, más cuando él conoce perfectamente su significado. Mucho menos hubiera cometido semejante desacato a la ley, que él, como autoridad, tiene la obligación de cumplir el primero y después velar porque todos la cumplan. El alcalde está acostumbrado a ver su nombre en causas judiciales, y lo que es más preocupante, a perderlas. Y nunca jamás ha considerado que esto sea causa suficiente, no ya para dimitir, que ni se lo plantea; sino para admitir sus errores y disculparse.

¿Se podría decir que el Partido Popular en Valladolid es partidario claro de mantener esa simbología? ¿Es compatible ese proceder con la defensa de valores democráticos?

En numerosas ocasiones el señor de la Riva ha mostrado su total acuerdo con la simbología franquista que aparece por toda la ciudad, y ha defendido públicamente su pervivencia. Su ardor en la defensa de estos símbolos ha llegado al extremo de acudir a la calumnia de personajes públicos republicanos, como el alcalde Antonio García de la Quintana, fusilado en 1937, y al que ningunea cada vez que tiene ocasión, llegando incluso a insultarle con insinuaciones injuriosas… y esa saña, después de casi 80 años, da mucho que pensar…

Valladolid sufrió una cruel represión que se llevó por delante a miles y miles de vidas y sometió a los supervivientes al miedo y al silencio. ¿Crees que ha habido desde 1977 hasta hoy algún tipo de acto público oficial que haya mostrado sinceramente una condena de aquellos crímenes y reconocimiento sincero de los que se sacrificaron por la libertad de todos? ¿Ha estado el ayuntamiento de Valladolid a la altura de la dignidad de este pueblo?

Valladolid fue arrasada a sangre y fuego por los golpistas de Franco. Fusilamientos, asesinatos, muertes en la cárcel, violaciones y robos fueron los tratos dispensados a todos los que no se unieron al levantamiento militar, y entre ellos, muchos miembros de la propia corporación municipal, que era la expresión de la voluntad popular elegida en las urnas. El miedo se instaló en la ciudad, conocida como “Zona Nacional” y tomada por falangistas armados que actuaron de manera impune. Sabiendo todo esto, ninguna de las corporaciones de la democracia realizó un trabajo serio acerca de la verdad de lo ocurrido, y siempre han dado la impresión de actuar con temor. Puede decirse que ninguna de las corporaciones de la democracia ha estado a la altura de la dignidad republicana.

Ahora parece que todos han estado siempre a favor de limpiar la ciudad de ese tipo de restos del fascismo. ¿Cómo trataron en su día los ayuntamientos del PSOE este tema?

La corporación socialista cambió el nombre de algunas calles e impuso nombres de personajes de la República a otras nuevas, normalmente en los barrios alejados de la ciudad, pero no hicieron ningún esfuerzo por explicar públicamente lo ocurrido, ni eliminaron los vestigios franquistas, y así continuaron las cosas hasta hoy.

¿Ha habido oposición entre la ciudadanía contra esta humillación colectiva que significa verse obligados a convivir con los homenajes a los verdugos?

Valladolid, a pesar de toda la leyenda negra que le han echado encima, no es una ciudad fascista. Valladolid no es Fachadolid, y esto puede apreciarlo cualquiera que conozca un poco nuestro pasado como ciudad. Siempre ha existido en la ciudad una gran resistencia, una defensa contra ese fascismo que se quería imponer: movimientos ciudadanos, obreros y estudiantiles en el 74, con casos como el de José Luis Cancho, arrojado por la ventana de Comisaría; cierre de la Universidad en el 75 debido al auge y potencia del movimiento estudiantil; huelgas de la construcción, de la basura, movimiento ciudadano, feminista…No, jamás los vallisoletanos se han resignado a aceptar la humillación, y hemos respondido con toda la contundencia que hemos podido.

¿Por qué y cómo empezaste a estudiar el callejero fascista de Valladolid? ¿Tuviste alguna ayuda?

En Valladolid constituimos una Plataforma para luchar por una Ley de Memoria Justa y Digna. Fue un movimiento muy importante, que se extendió incluso a otras provincias de la Comunidad. Pasados dos años de la promulgación de esta ley, pudimos ver que no se iba a cumplir sin la presión ciudadana. El Ateneo Republicano se puso en marcha: constituimos una Comisión de MH y como primera medida nos propusimos censar todos los vestigios franquistas con el fin de exigir su retirada, tal y como indica el artículo 15 de dicha ley. El catálogo lo hice yo personalmente con la ayuda de una compañera de la Comisión, María Jesús Villarragut. Nos llevó unos meses, pero logramos documentar prácticamente todo.

 ¿Cómo ha sido la recepción entre la gente de tu investigación sobre esa presencia fascista en las calles? ¿Qué reacciones has visto a tu trabajo?

La gente acogió el trabajo con muchísimo interés. A todos les gustaba saber quiénes eran las personas que aparecían en el callejero vallisoletano y qué habían hecho para merecer ese honor. El Ateneo ha hecho ya dos ediciones del callejero, y vamos a editarlo de nuevo, porque literalmente nos lo quitan de las manos. Las reacciones son de sorpresa y de indignación. Siempre hay gente que piensa que es mejor dejar las cosas como están, pero cuando leen despacio lo que cada uno de los nombres representa, apoyan la retirada.

¿Y entre los políticos del ayuntamiento cuando empezaste?

El grupo popular jamás nos ha mirado, si no es para descalificar, denegar y ridiculizarnos en el mejor de los casos. Socialistas e IU apoyaron siempre el proyecto, aunque desde luego, lo suyo hubiera sido que ellos, como políticos con representación municipal y poder, hubieran tenido este asunto resuelto por completo hace ya años.

¿Y ahora?

Pues ahora viene el momento de presionar para que se cumpla la ley y la resolución judicial. Y desde luego, nosotros estaremos encima del asunto, velando para que así sea y llevando adelante todos los recordatorios que sean necesarios. Los símbolos franquistas de Valladolid van a desaparecer de una vez.

¿Dirías que hay contradicciones en esto en el campo de la izquierda?

 Todo este tema, que ya pasa de castaño a oscuro, es responsabilidad de los partidos de izquierda que han estado en el consistorio y en el gobierno, que han tenido poder para realizar una labor que era de justicia, y no lo han hecho. No lo han hecho ellos y no lo han hecho sus asociaciones de memoria, subvencionadas y respaldadas, dedicadas a no se sabe qué, pero desde luego, no a exigir, a reivindicar ni a conseguir la desfranquistización de la ciudad y a trabajar para eliminar de una buena vez la imagen de un Valladolid “facha”.

¿Crees que una acción antifascista clara del PSOE e IU en el ayuntamiento les haría ganar votos o perderlos?

Ganarían en votos, ganarían en credibilidad y ganarían en la consideración de todos los vallisoletanos verdaderamente demócratas. No se puede andar vacilando, retrayéndose, intentando dejar atrás temas que son, como puede verse, de la mayor importancia para todos.

¿Por qué no lo hacen entonces?

En el caso de los ediles vallisoletanos, pienso que tienen muy buena voluntad, pero les falta firmeza, y en un ambiente extremadamente hostil, como es el caso, con un alcalde conocido en todo el territorio nacional por su forma de actuar, la firmeza y la convicción ideológica son necesarias para poder hacer algo positivo. Yo les diría a todos ellos que den un paso al frente, que se posicionen, que planten cara y que sean consecuentes.

Parece claro que las responsabilidades están muy repartidas, cada uno por motivos diferentes, pero el resultado es que la herencia del franquismo sigue viva en nuestras calles a día de hoy. ¿Significa esto que el franquismo sigue siendo legal a día de hoy?

La ley de MH que se aprobó en el 2007 no declaraba ilegal el franquismo, ni sus actos derivados, como juicios, sucesión de Franco, etc.; pero está claro que la dictadura franquista, surgida de un baño de sangre, y su secuela, la monarquía, no salieron de la voluntad popular. Cualquiera debería preguntarse por el valor de esto en una democracia. No, el franquismo fue ilegal, y es deber de cualquiera que se dice demócrata su condena y la erradicación e ilegalización de todos sus vestigios y consecuencias.

La Plataforma que en su día se creó para acabar con la simbología franquista en Valladolid contó con la presencia de prácicamente todas las organizaciones de izquierda de la ciudad, pero sin embargo encontró graves dificultades para mantener su presencia activa ¿A qué puede deberse esto?

Hay que analizar qué grupos la componían. Estaba el PSOE. ¿Qué pintaba allí un partido que había formulado esa ley y que además, en plena mayoría no había hecho lo necesario para eliminar los símbolos? . Estaba IU, que ciertamente ha trabajado en las campañas; pero después firmó la ley, e imagino que tendrán sus líneas políticas… y después, organizaciones como la ARMH de Valladolid, subsidiaria del PSOE, obediente y sin operatividad… una firma en un documento, la aparición en los medios, una foto… todo eso está bien; pero a la hora de implicarse en serio en un proyecto como éste, incómodo para casi todos, la mayoría de los grupos optó por recluirse en sus cuarteles.

La resolución judicial ha dado un vuelco a la situación. ¿Qué podemos esperar ahora?

De momento, la Plataforma ha resucitado y emitió un comunicado. Y sí, tenemos todos que darnos la enhorabuena, pues esta es una batalla ganada, y eso, dadas las circunstancias, no es poco. Pienso que el cumplimiento de la sentencia va a ser tarea ardua, que habrá resistencias, dilaciones, excusas… y allí habrá que estar, recordando en todo momento y situación eso que tanto se repite: que hay que cumplir la ley, y los ciudadanos habrán de presionar para que así sea.

Se están estudiando posibles medidas de presión y denuncia pública para obligar al ayuntamiento a cumplir la ley y desautorizar a los partidarios de mantener los homenajes al fascismo. ¿Crees que podría ser conveniente un gran acto público en la plaza del ayuntamiento con presencia de los diputados, concejales y procuradores en el que se exija la ilegalización definitiva del franquismo y se denuncie la actuación antidemocrática del Partido Popular? ¿O consideras poco probable que el PSOE e IU acepten un acto así, en el que la ciudadanía que ha dado la cara en esto pudiera hablar libremente?

El ayuntamiento tiene el plazo de un mes para realizar un catálogo de símbolos a eliminar. Pero nosotros le cedemos el trabajo ya realizado, que ellos pueden verificar y corregir en caso de error u omisión. Pasado este mes, habrá que tomar medidas de presión, que por desgracia es la manera de hacer que se cumplan las leyes; y desde luego, llamaremos a los partidos e instituciones citados a que se manifiesten y denuncien el incumplimiento de manera visible ante toda la ciudadanía.

Los que en Valladolid siempre habéis dado la cara y hablado claro en la lucha contra la impunidad del franquismo y en defensa de la dignidad democrática estáis confluyendo en el Foro por la memoria de Castilla y León. ¿Crees que la experiencia de las luchas de estos años han ayudado a clarificar las posiciones de cada cual en esta tarea?

El proceso ha sido muy clarificador. Cuando esta lucha comenzó, parecía que todos estábamos en la misma línea; pero las cosas se han ido definiendo. Muchas organizaciones se quedaron en el aspecto casi folclórico del tema; sus posiciones ideológicas les frenaron, querían que la Memoria Histórica se ciñera estrictamente al homenaje particular, a los trabajos personales subvencionados por el estado, a sacar un librito, y poco más… Pero el fondo del problema, la raíz de toda esta maraña, es la impunidad con que el franquismo ha actuado en nuestro país; una Transición muy mal hecha, unas leyes de punto final, un mantenimiento de estructuras dictatoriales que es lo que ha permitido que las cosas estén como ahora vemos. Y claro, los que hemos aguantado, los que hemos querido ir un poco más allá, hasta la raíz del problema, confluimos, como no podía ser de otra manera.

¿Es posible tener una sociedad democrática, que defienda valores solidarios y derechos sociales manteniéndose el franquismo legal e impune? ¿Qué puede hacer la ciudadanía de Valladolid para ayudar en esta tarea?

No, no es posible. Nuestra sociedad no puede ser una sociedad sana con semejante punto de partida. Otros países europeos sufrieron regímenes fascistas y nazis; y allí se trabajó para erradicar, limpiar, curar esas sociedades de cualquier vestigio. Eran regímenes, como el franquista, criminales, insanos, basados en la fuerza y el aplastamiento de los ciudadanos, y hubo que declararlos ilegales y juzgar a los responsables para comenzar de nuevo e implantar un régimen democrático de verdad. La ciudadanía de Valladolid, como la de todo nuestro territorio, tiene que exigir el final de la impunidad, el saneamiento y la limpieza de cualquier vestigio de la dictadura, la condena e ilegalización de un régimen vergonzoso, condenado en toda Europa y paradójicamente, defendido a fecha de hoy por algunos sectores en nuestro país.

 Necesitamos memoria, ciertamente, pero no solo de lo sucedido hace mucho tiempo, sino también de las luchas de ayer mismo, las que nos permiten comprender la ceremonia de la confusión que hoy sufrimos, para poder superarla. Gracias Orosia, a tí y a tus compañeros, por vuestro ejemplo, por vuestra lucha de todos estos años y por vuestra entrega en esta tarea.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

No solo Willy y la BPS (Brigada Político Social) / Benjamin Balboa

NO solo WILLY y la BRIGADA POLITICO SOCIAL
También hay impunes en la Judicatura

Los que en las filas de la izquierda parlamentaria han promovido el pacto en el Consejo del Poder Judicial DEBEN DIMITIR

No, no solo ellos, los willys y la BPS fueron instrumentos de la dictadura para aplastar las libertades y la resistencia, estos sólo fueron los que usaron las armas y la tortura para romper a los que se atrevieron a defender la dignidad del pueblo español frente a aquel régimen bastardo. Hubo otros. Los jueces de la dictadura, por ejemplo. Ni uno sólo de ellos fue procesado, ni siquiera llegó a plantearse. La Transición se basó en dejar algunas cosas como estaban y a algunos, muchos, en sus mismos puestos de siempre. En estos días en los que se habla de la querella argentina, del drama de la impunidad, de la obscena presencia de los willys, los ex-BPS condecorados y con jubilaciones máximas, cuando vemos como la impunidad persiste, nos hemos encontrado con que la izquierda parlamentaria realmente existente ha entrado al juego que ha ido permitiendo la impunidad entre los jueces desde el fin de la dictadura. En vez de denunciar los pactos de silencio para tapar la complicidad con la dictadura de un sector de la judicatura y denunciar a los que a día de hoy los mantienen, lo que han hecho es sumarse a ellos. Luego pretenderán protestar en las Cortes ante el Ministro de Justicia o el de Interior. Este no es el camino. No se puede mandar a la gente a protestar a la calle, a pedir justicia en Argentina, a pretender ser los campeones de las luchas sociales y hasta de la República, para luego acabar votando por conchabeo con el PP y el PSOE a jueces que consideran que los tribunales franquistas y sus sentencias eran legales, promocionando a algunos jueces o magistrados que deberían haber sido procesados y expulsados de la carrera judicial.

O pudiera ser que nos equivoquemos, quue quizá el problema es otro, que no queremos darnos cuenta de que el franquismo es legal, lo sigue siendo y no queremos verlo, así que protestar por todo esto no tiene sentido pues la izquierda que tenemos en realidad no es más que un bodrio post-carrillista, trufado de las ya algo talludas juventudes obreras de Plá y Daniel y hoy amenizadas por la juventud naranjito del 15M de diseño. Pedir decencia y dignidad, o lo que es lo mismo, verdad, justicia y reparación no está a su alcance moral, claro. Mientras la gente afronta la represión en la calle y protesta, en las Cortes votan a los jueces y callan sobre la impunidad en la judicatura.

Y es que, tras 40 años de dictadura y 35 de propina, el franquismo es legal, entérense.

Publicado en Artículos, Impunidad, Portada | 2 comentarios

Noticia: El sábado 23 N el Foro por la Memoria se concentra ante el Valle de los Caídos para protestar

Esta es la noticia de Europa Press

El Foro por la Memoria ha convocado una concentración el sábado a las 12.45 horas en la entrada del recinto

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) –

El Valle de los Caídos recibirá este fin de semana una marcha falangista y una concentración antifascista, actos que se enmarcan en el 38º aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco y 77º de la muerte del líder de la Falange, José Antonio Primo de Rivera.

Concretamente, el Foro por la Memoria ha convocado una concentración el sábado a las 12.45 horas en la entrada del recinto bajo el lema ‘Verdad, Justicia y Reparación. Contra la impunidad del franquismo’ y un homenaje a los republicanos enterrados en el Valle de los Caídos. Se prevé la asistencia de entre 100 y 200 personas.

El acto ha sido comunicado y permitido por la Delegación del Gobierno en Madrid, al igual que el acto en homenaje a José Antonio Primo de Rivera, que comenzará a las 21 horas en la confluencia de las calles Marqués de la Ensenada y Génova. Allí se iniciará una manifestación por las calles Génova, Sagasta, Carranza, Alberto Aguilera, Princesa hasta llegar a Moncloa a las 23.30 horas.

Posteriormente, habrá una marcha falangista para trasladar una corona a pie hasta la puerta del recinto del Valle de los Caídos, recorriendo el paseo de Ruperto Chapí, siguiendo por la carretera de Castilla hasta su encuentro con la A-6, donde se trasladarán en autobuses hasta Collado Villalba, donde se retomará la marcha hasta el Valle, con llegada prevista a las 9 horas del domingo.

En todo caso, según la resolución de la Delegación a la que ha tenido acceso Europa Press, en todo momento los participantes deberán circular agrupados por el arcén o, en su defecto, por el carril derecho y con elementos luminosos. Además, deberán atender a las indicaciones de la Guardia Civil, a la Ley de Seguridad Vial y al reglamento general de circulación. Además, deberán disponer de un vehículo luminoso que alerte al resto de coches de que hay una manifestación.

Por otra parte, el domingo 25, a las 12 horas, el Nudo Patriota Español y el Movimiento Católico Español han convocado una concentración en la plaza de Oriente de Madrid para “conmemorar la muerte del caudillo Francisco Franco”. La previsión de asistentes es de unas 2.000 personas.

Además de estos actos se han convocado otros no comunicados al departamento que dirige Cristina Cifuentes. Uno de ellos es la manifestación convocada por el Bloque Antifascista Estudiantil para el miércoles 20 a las 13.30 horas que parte del caballo de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense bajo el lema ‘Fuera fascistas de la universidad’.

VARIAS MISAS

Asimismo, se celebrarán diferentes misas en recuerdo a Franco y José Antonio. Así, el propio 20 de noviembre habrá una misa en la basílica del Valle de los Caídos a las 11 horas y un vía crucis por el camino monumental del recinto a las 10 horas del sábado, según informa en su web la plataforma 2003.

Ese mismo día a las 20 horas se oficiará la tradicional misa por el alma de Franco en la iglesia de San Jerónima el Real de Madrid convocada por la Fundación Francisco Franco y otras entidades.

http://www.europapress.es/madrid/noticia-valle-caidos-recibe-fin-semana-marcha-falangista-concentracion-foro-memoria-20131118191148.html

Publicado en Portada | Deja un comentario

«Un paso adelante», Verdad y Justicia de Valladolid se une al Foro por la Memoria de Castilla y León

Comunicado oficial de Verdad y Justicia de Valladolid. Ver enlace

Verdad y Justicia de Valladolid se une la Federación Estatal de Foros por la Memoria, pasando a formar parte del Foro de Castilla y León, formado por compañeros de toda la región. La asociación ha votado a favor y por unanimidad la entrada en el Foro, con cuyos principios hemos estado siempre de acuerdo, habiéndose producido la colaboración desde el principio de nuestra existencia.

18 de noviembre de 2013 | Fuente: | por Redacción |
Foro por la Memoria de Castilla y León es una organización miembro de la Federación Estatal de Foros. Para nosotros la  lucha por la Verdad, la Justicia y la Reparación no es una frase vacía, sino un compromiso moral.

Foro por la Memoria de Castilla y León es una organización miembro de la Federación Estatal de Foros. Para nosotros la lucha por la Verdad, la Justicia y la Reparación no es una frase vacía, sino un compromiso moral.

Dada la sintonía existente entre los planteamientos de la Federación de Foros y los nuestros, el paso que damos es natural y va a redundar en una mejor y más amplia colaboración entre compañeros.

Por nuestra parte, estamos seguros de que este camino que comienza va a propiciar una mejora en los trabajos, además del valor de la unidad, valor que nuestra organización aprecia y persigue.

A partir de ahora, además de en nuestra propia página, podéis seguirnos en la siguiente dirección:

https://www.facebook.com/memoriacas…

La junta directiva de Verdad y Justicia

Valladolid, noviembre de 2013

Publicado en Comunicados, Portada | Deja un comentario

Homenaje en Pedrobernardo (Ávila) a los fusilados por el fascismo, 9 de noviembre de 2013

Publicado en Ávila y Valle del Tietar, Portada | Deja un comentario

Patético Gallardón, miserable impunidad / Benjamin Balboa

El suegro de Gallardón tiene derecho a un juicio justo, el que les negó a las víctimas de la dictadura el gobierno del que formaba parte. Al proclamarse orgulloso de la figura tanto privada como pública de ese sujeto, por muy pariente político que lo sea suyo, Gallardón reconoce que es parte interesada por no decir cómplice. Niega la justicia a quienes la piden, apelando a «pactos» y «acuerdos» al margen de la Ley penal internacional y dando por legítimo y legal el régimen salido del golpe de estado y la guerra. ¡Valiente ministro de Justicia, capaz de mirar a otro lado ante la impunidad de una dictadura culpable de miserables crímenes contra la humanidad!

Una vez más ha tenido lugar un debate sobre la necesidad de poner fin a la impunidad. Esta vez ha sido en el Senado y, al parecer, el senador de IU Iglesias ha hablado con cierta claridad y señalado la conveniencia de tomar en consideración las recomendaciones de la ONU sobre cómo proceder para hacer justicia a las víctimas y acabar con la impunidad. Esto es un notable avance respecto de la posición que IU defendió en su Asamblea de diciembre pasado, en la que defendieron la conveniencia de no tocar la ley de Amnistía, una posición sencillamente insostenible hoy en día, después de haberse podido comprobar cómo fiscales y tribunales no dudan en acudir a ella para impedir las extradiciones a Argentina de los verdugos franquistas. La cuestión es sencilla, discútase lo que se quiera sobre la conveniencia o no de tocar esa ley, pero el hecho es que se usa como escudo para impedir la acción de la justicia; si así se usa, la respuesta es clara, debemos impedir que la puedan seguir usando.

La respuesta del Ministro Gallardón a las demandas de Iglesias ha sido una grandilocuente y afectada exposición sobre lo que llamó «el gran pacto de la Transición», sin dudar en acudir a citar a «comunistas», esta vez no ha tenido reparos en emplear esta palabra de forma positiva, como Alberti o Carrillo que tuvieron «altura de miras» según él, para intentar acallar la petición de justicia que se le hacía. Su respuesta ha sido calcada de la que hace unos días le dió a Cayo Lara en las Cortes. Lo cierto es que ni Lara, ni Iglesias acertaron a saber responderle. No es que el rígido formato parlamentario que se sigue ayude mucho, ciertamente, pero lo que desde luego no mejora las cosas es que no tengan el valor para soltarle lo que debe decirse.

Debe decirse que si la impunidad envilece la sociedad en la que se impone, el ministro Gallardón es el perfecto ejemplo de los efectos nocivos de la impunidad. Su mejor resumen. El ponente de un nuevo código penal que contempla penas desproporcionadas —por no decir crueles—, que busca la represión de las expresiones de rechazo social a políticas vistas como injustas por la población, ese mismo ponente que se llena la boca de pretendida justicia defendiendo la prisión perpetua para crimenes «especiales», es el mismo que se emociona recordando la figura de uno de los procesados en Argentina por sus responsabilidades durante la dictadura franquista; un procesado que no es otro que su propio suegro. ¿Cómo puede ser posible tamaña desvergüenza? Sólo hay una respuesta: Gallardón se siente plenamente identificado con la figura del exministro de Franco cuya mesa familiar comparte, no ve motivo de vergüenza alguna en su actuación, no tiene sensación ninguna de culpa, ni de que haber formado parte de gobiernos de la dictadura —y por tanto cómplice necesario de sus crímenes— sea algo reprobable. La impunidad envilece, decíamos. Está claro. Miradle.

La apelación a los «comunistas» que defendieron la amnistía, sólo vale para quienes se sientan identificados con ellos y con esa acción, Y es que esto no es una cuestión de perdón personal o de cálculo político de algunos. Quienes hicieran eso en aquellos días tendrían sus razones, unas razones que muchos entonces y hoy no compartimos. Los cientos de miles de asesinados por la dictadura, los innumerables encarcelados, torturados, exilados, enterrados en vida, perseguidos y depurados en los largos años de vergüenza y opresión tienen derecho a la justicia, a que sus verdugos vean públicamente expuestos sus nombres y situados ante los tribunales. El suegro de Gallardón tiene derecho a un juicio justo, el que les negó a las víctimas de la dictadura el gobierno del que formaba parte. Al proclamarse orgulloso de la figura tanto privada como pública de ese sujeto, por muy pariente político que lo sea suyo, Gallardón reconoce que es parte interesada por no decir cómplice. Niega la justicia a quienes la piden, apelando a «pactos» y «acuerdos» al margen de la Ley penal internacional y dando por legítimo y legal el régimen salido del golpe de estado y la guerra. ¡Valiente ministro de Justicia, capaz de mirar a otro lado ante la impunidad de una dictadura culpable de miserables crímenes contra la humanidad!

Gallardón no está en condiciones morales de presentar código penal alguno, de representar la obligación de hacer cumplir la ley, ni siquiera de alzar la voz en público. Si lo hace se debe más a las contradicciones ajenas y a la falta de convicciones de quienes le dan replica, que a su retórica hipócrita y pretenciosa. No son sus argumentos los que ponen punto final a la discusión, sino una dolorosa realidad: el régimen franquista sigue siendo considerado legal y legales sus decisiones, tribunales y sentencias. La justicia al revés, como cínicamente definiera Serrano Suñer el proceder vengativo y asesino del régimen franquista, se mantiene, y nuestro actual ministro de Justicia no lo cuestiona. Es triste ver como enloda los nombres de los que en la transición tragaron con aquello, pero no por ello logrará acallar las voces que hoy siguen pidiendo verdad, justicia y reparación. Más pronto o más tarde, el muro de la impunidad caerá. Y con ella este régimen, basado en la mentira, en la ocultación del pasado, en la perpetuación de los privilegios de los que se enriquecieron con el saqueo de las víctimas del golpe, la guerra y la dictadura y que hoy solamente nos ofrece un futuro de miseria y precariedad. Gallardón está ciego, cree que con su código penal logrará contener la sed de justicia. Alguien debe decir en las Cortes, en las calles y en las tribunas públicas que la próxima vez no habrá amnistía que valga. La República hará justicia. O no será República.

Publicado en Artículos, Impunidad | Deja un comentario